top of page
Buscar

¿Qué comer según las 4 etapas del ciclo menstrual?

Actualizado: 18 oct 2021

Es muy probable que hasta ahora no hayas tenido en cuenta cuál es la alimentación más adecuada en cada una de las etapas del ciclo menstrual. Por eso a continuación vamos a revelarte qué dieta es recomendable que sigas, fase a fase, para aliviar las posibles molestias que padeces durante este proceso.

¿Cuál es la mejor alimentación durante el ciclo menstrual? Ha llegado la hora de que descubras cuál es la mejor alimentación durante el ciclo menstrual. Toma nota de los alimentos que es conveniente que lleves a tu plato en cada momento del mes. ¡Y notarás cómo tu cuerpo reacciona de forma diferente!

Fase menstrual La fase menstrual es, como ya habrás adivinado, esa semana del mes en la que tienes la regla. Durante estos días es preciso que introduzcas en tu alimentación, ante todo, productos que sean ricos en omega 3 y potasio. Son los idóneos para reducir los calambres que puedes llegar a sentir en el útero. Además, darán lugar a un efecto antiinflamatorio. Y, si padeces retención de líquidos, notarás una mejoría considerable. Opta por el pescado azul, el jengibre, los frutos secos, los caldos vegetales, las infusiones… La suma de alimentos como estos hará que no te sientas tan triste, cansada y con tantos dolores como los que acostumbras a sufrir cuando tienes la menstruación. Y, por supuesto, no puedes olvidarte de consumir alimentos que sean ricos en fibra. Su ingesta te ayudará a evitar el estreñimiento que acompaña a esta fase.

Fase folicular o preovulatoria Estás ante la segunda fase del ciclo menstrual, la que se produce inmediatamente después de tener la regla. En este momento tu cuerpo ve incrementados sus niveles de testosterona y estrógeno. Seguro que te sientes llena de vitalidad, más ágil y con lo que parece una dosis extra de energía; tu regla ha llegado a su fin, y te sientes más activa. Además, no estás tan sensible como en los días previos. En esta semana la quema de grasas se ralentiza, al igual que tu metabolismo, por lo que es preciso que limites su consumo lo máximo posible. Sí puedes, por el contrario, incrementar el de proteínas, así como el de pastas integrales, pan y arroz integral.


Ahora que te siente con fuerzas renovadas es el momento perfecto de afrontar nuevos retos. ¿Qué te parece comenzar a hacer dieta? Puedes empezar a preparar la Operación Bikini. Volver a entrar en esos vaqueros que hace tiempo que no te entran será algo que te motivará.


Tercera fase o fase ovulatoria


Entras en la siguiente etapa del ciclo, la que se suele denominar fase ovulatoria. A diferencia de la anterior, en este momento descienden los niveles de testosterona y estrógeno mientras que se incrementan los de progesterona. El cuerpo es sabio, y actúa de esta forma por si el óvulo que se acaba de liberar es, finalmente, fertilizado. Seguro que en esta etapa comienzas a sentir más sueño del habitual y te sientes más relajada; las energías que derrochabas pocos días antes parecen haberse ido perdiendo.


Lo primero que debes hacer en este momento es reducir los carbohidratos, y en especial los considerados simples. Sí que puedes, sin embargo, tomar más hidratos de carbono calificados de complejos: ese es el caso de las legumbres, las frutas y los tubérculos. Es recomendable aumentar también el consumo de cereales integrales y frutos secos, como las nueces, que te ayudarán a la hora de regular la progesterona. Haz lo mismo con los productos que destaque por su contenido en hierro y ácido fólico.


Cuarta fase, lútea o premenstrual


Para concluir con este repaso a qué comer en cada fase del ciclo menstrual, nos queda por analizar la cuarta: la etapa denominada lútea o premenstrual. Es la que tiene lugar, como su nombre indica, justo antes de tener el periodo, y es el momento que da nombre, precisamente, al síndrome que se repite de modo inevitable mes tras mes. A la hinchazón de vientre y pechos se suma el dolor de cabeza, el acné y los cambios en el estado de ánimo, entre otros síntomas.


Tu apetito irá en aumento, y con él las ganas de darte algunos caprichos. Te apetecerán más dulces, como consecuencia de la resistencia a la insulina. Para no caer en tentaciones de las que luego te arrepientas, opta por las grasas llamadas saludables, que se traducen en artículos como, por ejemplo, el yogur griego, el queso, el chocolate negro y el aguacate. Incorpora también a tu menú pescado, carne blanca, huevo, legumbres y aquellos alimentos ricos en magnesio, como los frutos rojos y los cereales integrales. Deja a un lado los ultraprocesados y las bebidas gaseosas.


Ahora que ya tienes identificadas las distintas etapas del ciclo menstrual y qué es aconsejable o no que ingieras en cada una,¿a qué esperas para introducir estos cambios en tu alimentación? Te sentirás mucho mejor físicamente. Y a ellos puedes incorporar también Filogynia: el tónico femenino que restablece tu equilibrio, tanto físico como emocional.


15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page